Ser y Energía: Serergia

El ser humano y el Universo. La realidad es tan aplastante que lo mejor que hemos inventado hasta el día de hoy, es siempre e
invariablemente destruido, por algo mucho más sucio, pero más rentable para una minoría intocable y desconocida por la gran mayoría
del género humano, y cuyo pasatiempos favorito y milenario, es sembrar el odio y el exterminio entre los pueblos y razas de nuestra especie.Pero algo se interpone entre los “Grandes Satanes” en su hoja de ruta hacia el “dramático” apocalipsis. El único y último país, a quién debemos la estabilidad de nuestro planeta, es el país que, muy sabiamente, alguien ha colocado como cortafuegos entre los 3 grandes polvorines de la Tierra:
Las ex-repúblicas soviéticas y Rusia; el conflicto de Oriente Medio entre Israel/Palestina, agravado por las guerras en Siria, la
inestabilidad de Egipto y la gran incógnita de Arabia, y por supuesto Irán, Iraq, Afganistán y el gigantesco nacionalismo Kurdo.
Ese nación y tierra de la que hablo, no es otra que Turquía. Un país donde la belleza es norma, y la fortaleza es virtud. Por eso,
he titulado así mi escrito, entre otras cosas, ¿Troya, Eleusis, Frigia, Lidia, los medos, los partos? No, no es casualidad que el
pueblo turco haya sido interpuesto para contener a la Bestia. Sus contribuciones en todos los campos de la sabiduría y el Arte, no
son casualidad, al igual que ese saber arcano y de tiempos pre-bíblicos que ha llegado subrepticiamente hasta nuestros días. Bien
sabido es por sus colegas de la O.T.A.N. ¿Será otra casualidad? Claro que, todo esto, es notablemente conocido en Oriente, donde el
peligro que nos acecha no es desdeñable. China, tan fiera con sus súbditos, como con sus enemigos. El pasado viernes un “cliente” procedente de Edirne, la antigua Adrianópolis, en el Noroeste de la Turquía europea, me confío, tras años de trabajo y negocios, que su país está siendo manipulado, para hacerlo caer en una grave crisis, político-religiosa, en la que
se incite al pueblo a pedir una nueva Constitución, y provocar de formas tan graves al Ejército (garante máximo de la Constitución
de Turquía) que acabase, finalmente por atacar a sus propios ciudadanos. Mi amigo, “Vahid”, es agnóstico, y siempre ha crecido en una
Turquía limpia de extremismos políticos y fanatismos religiosos. Ahora, es bien diferente me dijo mi amigo o amiga Vahid. Lo que me va contando es espeluznante. Vahid, lleva trabajando los últimos 14 años para los gobiernos de turno, como funcionari@, del Ministerio del Interior, en alguna de las grandes capitales que no podemos revelar. Después de relatarme gran parte de algunos de
los episodios, que están atravesando en sus trabajos y en sus vidas privadas, apenas podía dar crédito a lo que me narraba. Pero,
cuando comenzó a sollozar, me quedé paralizado. ¿El señor Erdogan está llamado a ser el mayor traidor de la Historia? Pero, cómo y
cuándo, y lo más importante porqué. Erdogan, ¿Qué puede hacer para convertirse en el nuevo Judas? y ¿Estados Unidos, Gran Bretaña,
Alemania, Francia, España, Australia, Canada? ¿Cómo repercutiría esta “posibilidad”, en su calidad de seres humanos?.
La Historia, la actualidad, y los acontecimientos de los que me informa Vahid, parecen ir de la mano. “Todavía he de hablarte de
muchos sucesos que desconoces”, me dijo. “Especialmente de uno de los posibles móviles de esta trama gigantesca. Y no, no es nada
referente a la C.I.A. Sólo te diré que tiene que ver con la participación de China como estrella invitada y por supuesto, de su
protagonismo a posteriori, ya que la situación estratégica mundial, jamás se le ofrecerá otra vez en bandeja de plata”. Y yo,
pensando en la materia/energía, y en discutir de qué están hechos los pensamientos…
Nuestra siguiente cita en casa de Vahid, os la contaré después de mis clases de Serergia con mi médico…